Flickr Kiki99
Opiniones

¿Por qué hay subsidios?

Hace un par de semanas Nicolás Orellana escribió: “Los subsidios públicos son geniales, pero no bases tu negocio en ellos …pueden ser muy lentos y un emprendedor debe correr” e invita a explorar el capital privado como vía de financiamiento.

Estoy muy de acuerdo con Nico, sobre todo en que emprender es correr y quisiera aportar con el punto de vista de una organización pública que busca apoyar a los emprendedores sobre el rol de los subsidios.Primero, les aseguro que siempre que se entrega un subsidio existe una pregunta implícita: “¿es éste el mejor uso de la plata de todos los chilenos?”. Es un ejercicio algo teórico porque nadie nunca tiene todos los proyectos a la vista y aunque los tuviera, nunca podría decidir de manera objetiva. Por ello, el Estado divide la tarea en agencias y otras organizaciones a las cuales les encomienda un presupuesto para su asignación al nivel de los proyectos.

En esta tarea los funcionarios públicos debemos tener en cuenta cierta racionalidad en el impacto de lo que apoyamos. Por ejemplo, la subvención escolar más alta puede llegar a $100 mil pesos al mes por niño. Es decir, tres proyectos de capital semilla de $40 millones equivalen a la formación completa con el mejor programa de educación que el Estado tiene. Ahí radica nuestra responsabilidad en la aprobación de los proyectos y es tan grande la decisión, que debemos pensarla como si pasáramos a ser socios. Como si la plata fuera propia.

Además, hay otro tema. Los recursos públicos también nos obligan a dejar proyectos fuera de competencia. Si tenemos fondos para 20 proyectos, da lo mismos que el número 21 tenga una excelente calificación, igualmente  debemos dejarlo sin apoyo público. Y aunque eso haga perfecto sentido desde la lógica presupuestaria, es una locura desde la lógica de desarrollo del país.

Pero, ¿cómo logramos apoyar a los 21 y quizá todos los buenos proyectos? En nuestro caso, esencialmente buscamos que un proyecto se haga cargo de cuatro grandes temas: mercado, solución, equipo y modelo de negocios. No esperamos la respuesta exacta, sabemos que no la hay, si no que esperamos ver a un emprendedor que haya hecho un análisis razonable y crea en su proyecto tanto como le pide ahora a su nuevo socio: el Estado.

Pero este “socio” tiene  cierta “velocidad” para avanzar. Una cosa que diferencia fundamentalmente las acciones privadas de las públicas es que los privados pueden hacer lo que la ley no les prohíba y en el sector público sólo podemos hacer lo que la ley nos permite. Parece trabalenguas, pero es la esencia de por qué muchas veces pedimos trámites o tomamos decisiones que desde la lógica privada son algo absurdas. Por ejemplo, Nico cita el caso de unas bases en que se pide el pasaporte y no el RUT. Efectivamente es una norma poco lógica (ya ha sido modificada) pero lo que no podemos hacer es una excepción con una persona que presenta el documento equivocado.

Por transparencia y justicia con todos los postulantes, no podemos atribuirnos el poder de adivinar por qué a alguien a quien le piden un pasaporte entrega un carnet de identidad. Ambos documentos pueden cumplir una función parecida en ciertos casos, pero no podemos hacer excepciones. Doblar esa regla empieza como una excepción y puede terminar en una gran fuente de corrupción.

Y acá viene la segunda aseveración: el Estado nunca va a ser más rápido y menos demandante de trámites que un socio privado. La plata que administramos es de todos los chilenos y a ellos les debemos el máximo rigor en nuestros procesos. Eso no es lo mismo que burocracia y así lo entendemos. Por lo mismo estamos convencidos  de que los inversionistas privados son los llamados a tomar con urgencia la batuta del financiamiento del emprendimiento y es la razón por la que me alegra muchísimo que Nico mencione que a él le ha ido bien con un inversionista.

En Corfo creemos que la vía natural de desarrollar los proyectos de nuevos negocios es con fondos privados porque valida la idea de que en los emprendedores está el futuro capital de Chile y permite darle escala al apoyo a estas ideas, porque aunque quisiéramos, no podríamos apoyar a todos.

Pero acá nos topamos con una barrera. La cultura en Chile para invertir en emprendimientos no es tan amplia ni tampoco lo es la de los emprendedores de atraer socios. Es acá donde nuestro rol como organismo público toma relevancia ya que facilitamos que las interacciones emprendedores-inversionistas ocurran.

Incluso, en el tiempo esperamos que muchos de nuestros programas como Start-Up Chile o los foros de de búsqueda de financiamiento puedan ser tomados por los inversionistas ángeles, los bancos o los fondos de inversión. Ellos no sólo pueden entregar recursos frescos sino también redes de contacto, experiencia operacional y acceso a nuevos mercados. En la medida de que esto ocurra, los recursos quedarán liberados para apoyar a quienes estén en las etapas más tempranas o en proyectos de altísima incertidumbre.

La formación del nuevo capital de Chile es una tarea de todos: emprendedores, inversionistas y gobierno deben buscar la mejor forma de que los buenos proyectos tengan acceso ágil a conocimiento, redes y financiamiento para seguir creciendo. Y en Corfo, estamos trabajando para ello.

* Cristóbal Undurraga es el Gerente de Emprendimiento de Corfo, puedes seguirlo por Twitter como @cundurra.

Etiquetas: , , ,

Más en webprendedor
Newsletter